Search

La Cultura del Café en Japón


Japón es el mercado de café con la mayor cantidad de importaciones en Asia, con alrededor de unas 450.000 toneladas al año aproximadamente, es también el tercer país con más importaciones solo superado por Estados Unidos y Canadá para 2021 (statista, 2022).



Por: María Camila Peña Mejia - Practicante de comunicación audiovisual y multimedios CCJCI



Con innumerables productos innovadores para ofrecer a los consumidores y experiencias en cafés temáticos inimaginables, Japón presenta una oportunidad única para los exportadores de café y los creativos que quieren entrar en el mercado de los cafés con experiencias.


El producto del café entró a Japón alrededor de los 1700 de la mano de mercaderes holandeses. De acuerdo a relatos, este no fue bien recibido al principio por su fuerte sabor amargo, pero a partir del periodo Meiji, la cultura del café se empezó a esparcir por el país y desde ese momento se empezó a consumir cada vez más.


En 1888 se abrió la primera tienda de café, sin embargo, los japoneses seguían reacios y ponían por encima el té y su arte milenario. No fue hasta 1970 que los japoneses realmente se interesaron por el café con la llegada de Doutor, la cual se consolidó como la primera franquicia de café. En los 90s el café pasó a ser de consumo generalizado y en 2005 los japoneses ya tomaban café como su bebida favorita.


A raíz de esto el mercado en Japón siguió creciendo, tanto el café como producto principal, así como las formas en las que se degusta y se vive el café.


En los restaurantes y cafeterías es costumbre pedir el menú de cafés en los cuales hay innumerables mezclas y sabores, las cafeterías japonesas son divididas en tres categorías, las cuales varían dependiendo del precio y la calidad del café. La categoría más encontrada son los Kissaten que son las tiendas tradicionales de café, las cuales tienen más establecimientos dentro de las tres categorías; seguida de esta están los Teikakaku donde el precio del café es más reducido; finalmente están los Koukakaku donde se ofrecen los precios más altos y la calidad del café es superior en todos los sentidos.


También son los japoneses quienes impulsaron la popularidad de los cafés temáticos, desde Neko cafés, cafeterías donde puedes estar en compañía de felinos mientras degustas tu taza de café; hasta lugares donde hacen espectáculos teatrales, los japoneses demuestran una profunda cultura cafetera y un gusto por esta bebida. Más notoriamente en las afamadas máquinas expendedoras existen miles de tipos de cafés que van desde el café tradicional negro hasta cafés aromatizados con sabores exóticos como coco o frutas tradicionales como la fresa.


Para suplir esta necesidad de este producto, Japón importa aprox. 6.751 sacos de café (en mil sacos de 60kg) (OIC, 2020). El 34% de los granos vienen de Brasil, el 16% de Colombia seguido por Guatemala, Etiopía, Indonesia y Vietnam. Agregado a esto, tras la pandemia del COVID-19 y con el modelo de trabajo en casa el consumo de café instantáneo y del modelo “take-out” hizo que el consumo de café tuviera un disparo en su demanda en esta nueva era.


Colombia y Japón, relaciones a través del café

Al ser uno de los mayores exportadores de café del mundo, Colombia entró al mercado japonés en 1962, de la mano de la Federación Nacional de Cultivadores de Café de Colombia los cuales tenían presencia en Japón desde 1942. El café colombiano se convirtió a partir de este momento en un ingrediente esencial para las mezclas del café de Japón, pues la riqueza, el aroma y la acidez de este hacen que tenga una calidad superior y sea preferido para ciertas preparaciones.


Cabe resaltar que el consumo de café colombiano ha aumentado en los últimos años en Japón por los nuevos hábitos de los consumidores y los esfuerzos de traer innovación al mercado.


Estas exportaciones han sido muy importantes para la relación bilateral entre Japón y Colombia, tanto así que en marzo 11 de 2022 se le otorgó al gerente general de la asociación de cafeteros Roberto Vélez la condecoración Orden del Sol Naciente, Estrella de Oro y Plata. Esto por su aporte en las relaciones entre ambos países y por ayudar a las firmas japonesas en el país.


Para concluir, Japón tiene una extensa historia con el café y se ha popularizado aún más en los últimos años, en esta industria también relucen las características por las que son conocidos los japoneses, por su atención al detalle y principalmente por su innovación. Esperemos que esta cultura del café siga adelante y que las relaciones entre Japón y Colombia sigan fuertes para que podamos presenciar las maravillas que harán los japoneses con el producto estrella colombiano.



REFERENCIAS:

● Federación Nacional de Cafeteros

● Revista Semana

● Statista

● International Coffee Organization (OIC)

● El mercado de café en Japón: Oportunidades para el café colombiano

12 views0 comments