top of page
Search

Condiciones Fiscales y Tributarias de Japón y Colombia



Las condiciones en las que se aplica el sistema fiscal CFC en Colombia y Japón son diferentes. En Japón, una sociedad en la que se posea el 50% de las acciones o de los derechos de voto se considera una relación de control de facto y se considera una filial de propiedad total, mientras que en Colombia, existe una condición adicional que consiste en que el contribuyente residente en Colombia posea, directa o indirectamente, más del 10% de las acciones de la sociedad.


Por: Ryoga Matsui Practicante japones para la Cámara Colombo Japonesa, Gorom Association.


BEPS (erosión de la base imponible y traslado de beneficios) y medidas fiscales internacionales relacionadas


¿Qué es un paraíso fiscal?

Los países y territorios conocidos como paraísos fiscales ofrecen importantes ventajas fiscales a las empresas, como bajos tipos del impuesto de sociedades o ningún impuesto. Muchos de estos países y territorios están situados en islas, como las Islas Caimán británicas, las Islas Vírgenes y las Bermudas. Estas regiones no sólo tienen una población pequeña, sino que a menudo carecen de recursos para exportar al extranjero, lo que les dificulta desarrollar sus economías por sí solas. Estas regiones han reducido estratégicamente sus tipos del impuesto de sociedades para convertirlas en una opción atractiva para el capital extranjero, lo que ha permitido a muchas empresas gigantes trasladarse allí y, en consecuencia, estimular la actividad económica de la región. Sin embargo, ahora hay una "carrera por bajar los tipos del impuesto de sociedades" en muchos países para atraer activamente a las empresas extranjeras, y el principio original de la fiscalidad, el principio del igualitarismo, se está derrumbando.


¿Qué es la fiscalidad CFC?

También se conoce como fiscalidad de los paraísos fiscales. Se trata de un sistema por el cual los ingresos retenidos por las filiales (CFC = Controlled Foreign Campanies) en jurisdicciones fiscales ligeras tributan como si se tratara de una sociedad del país en el que se encuentra la empresa matriz. Este sistema se estableció debido a que la base imponible del país en el que se encuentra la empresa tradicional se ha visto reducida por la transferencia de beneficios, lo que ha dado lugar a una insuficiencia de fondos para el funcionamiento de las políticas públicas nacionales. Los problemas relacionados con la obtención de recursos financieros causados por el traslado de beneficios y la erosión de la base imponible se conocen colectivamente como BEPS, acrónimo de Base Erosion and Profit Shifting en inglés.


Por ejemplo, supongamos que hay países con tipos efectivos del impuesto de sociedades altos y bajos, y que una empresa que opera en un país con un tipo impositivo alto transfiere beneficios a un país con un tipo bajo. Naturalmente, la empresa evitará pagar impuestos en su país de origen y pagará en el país con un tipo impositivo efectivo más bajo una cantidad inferior a la que debería haber pagado originalmente. Esta situación reduce el número de países con tipos elevados del impuesto de sociedades, lo que da lugar a una estructura que sigue perdiendo dinero. El sistema de tributación CFC se creó para superar esta situación: cada país tiene su propio sistema de tributación CFC, y también hay tratados (acuerdos de doble imposición) celebrados individualmente con otros países en relación con el sistema de tributación CFC.


Con el sistema de tributación CFC, la misma renta se grava dos veces, ya que se paga tanto en el país de origen como en el país donde está situada la filial. Esta doble imposición suele evitarse, ya que puede suponer una pérdida de equidad a efectos fiscales. Para eliminar esa doble imposición se creó el mencionado convenio de doble imposición: un híbrido entre el sistema fiscal de las SEC y el convenio de doble imposición, que ajusta los tipos del impuesto de sociedades para garantizar que las empresas paguen el impuesto de sociedades adecuado, asegurando al mismo tiempo los ingresos fiscales nacionales.



¿Puede hablarnos más sobre los sistemas fiscales CFC y los acuerdos de doble imposición de Colombia y Japón?

En primer lugar, las condiciones en las que se aplica el sistema fiscal CFC en Colombia y Japón son diferentes. En Japón, una sociedad en la que se posea el 50% de las acciones o de los derechos de voto se considera una relación de control de facto y se considera una filial de propiedad total, mientras que en Colombia, existe una condición adicional que consiste en que el contribuyente residente en Colombia posea, directa o indirectamente, más del 10% de las acciones de la sociedad.


El 4 de septiembre de 2022 entró en vigor un acuerdo de doble imposición entre Japón y Colombia con el objetivo de estimular el comercio entre ambos países. Permite un crédito fiscal igual al importe del impuesto adeudado originalmente en Japón o Colombia, pero pagado por la filial en el extranjero a las autoridades de ese país. Es importante señalar que, para beneficiarse del crédito fiscal, debe presentarse una notificación a las autoridades fiscales del país en el que se solicita el crédito en cada etapa del proceso.


¿Por qué BEPS ha atraído tanta atención?

Uno de los criterios para determinar si se paga o no el impuesto de sociedades es si existe o no un "establecimiento permanente" (EP), como una fábrica, en el país; las gigantescas empresas de TI, conocidas como GAFA, obtienen gran parte de sus ingresos a través de activos intangibles que no tienen forma, como el software y la publicidad en internet. Dada la naturaleza de su negocio, las empresas de TI mencionadas han conseguido reducir la cantidad de impuestos que pagan recaudando sus ingresos por la ausencia de instalaciones permanentes en empresas de papel preestablecidas en países con un impuesto de sociedades sobre los derechos de propiedad intelectual nulo o muy bajo.


Un conocido sistema de ahorro fiscal utilizado por estas empresas es el conocido como "doble sándwich holandés irlandés". En el país europeo de Irlanda, la norma era que, aunque se creara una organización en Irlanda, no se recaudaría ningún impuesto sobre la persona jurídica a menos que el país en el que se desarrollaran las actividades reales de gestión y control fuera Irlanda. Las empresas informáticas mencionadas se aprovecharon de que las Islas Bermudas británicas son un paraíso fiscal y de que los Países Bajos están exentos de la obligación tributaria de las empresas irlandesas que operan en los Países Bajos gracias a un convenio fiscal relativo a las sociedades irlandesas, de modo que las funciones de "control de la gestión", que en principio están sujetas a tributación en Irlanda, se realizaban en las Islas Bermudas británicas, y los "derechos de licencia", en Irlanda. Bermudas, y los "derechos de licencia", que originalmente también estaban sujetos a tributación en Irlanda, se transfirieron a una filial papelera en los Países Bajos, lo que supuso un ahorro fiscal muy importante. En 2015, a petición del Gobierno estadounidense, el Gobierno irlandés modificó los umbrales de tributación de las actividades controladas, y la OCDE anunció que en 2025 introduciría una " fiscalidad digital" para 2025. Esto rectificará el problema de las gigantescas empresas de TI que evitan tributar en los países donde realmente operan, tras la caracterización de que no tributan si no tienen ninguna forma de establecimiento permanente, lo que han hecho hasta ahora. Se calcula que esto aumentará los ingresos fiscales globales en los países de renta baja entre 13.000 y 36.000 millones de dólares, y se espera que beneficie a todo el mundo al permitir que los ingresos fiscales procedentes del impuesto de sociedades, que se concentran en EE.UU., se distribuyan proporcionalmente por todo el mundo.


¿Qué es la imposición mínima mundial?

En 2021, la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) acordó que todos los países miembros pagarán un impuesto de sociedades mínimo uniforme del 15%. Entre estos países se encuentran Japón y Colombia. Esta norma uniforme se denomina "imposición mínima global" y se introducirá a partir del 1 de abril de 2024. Se espera que tenga el efecto de poner fin a la mencionada competencia por reducir el tipo efectivo del impuesto de sociedades.


Se calcula que el Impuesto Mínimo Global se aplicará a unas 100 empresas en todo el mundo. Se aplica a las empresas con ingresos brutos anuales superiores a 750 millones de euros en dos de los últimos cuatro años. Si el tipo efectivo del impuesto de sociedades es inferior al 15% en el país en el que están situadas las filiales de estas empresas, ese país podrá gravarlas con un impuesto adicional en concepto de "impuesto complementario". Esto permitirá a los países con paraísos fiscales asegurar la base imponible del país en el que está ubicada la empresa matriz, conservando al mismo tiempo el derecho a aumentar los ingresos fiscales, alineando así el lugar de actividad económica con el lugar de imposición.


Sin embargo, este nuevo sistema sigue suscitando cierta inquietud. Esto se debe a que si se aplica el mismo tipo impositivo efectivo tanto en los paraísos fiscales como en el país en el que está ubicada la empresa matriz, los ingresos fiscales de los países que originalmente se enfrentaban a una erosión de la base imponible acabarán por no aumentar si las empresas optan por pagar sus impuestos en los paraísos fiscales. También se ha señalado que esto podría crear empresas multinacionales incapaces de hacer frente al complejo sistema. Es posible que aún se tarde algún tiempo en intentar construir un sistema que sea una solución pacífica para más partes interesadas, pero que también sea más sencillo.


Referencias

  • Bunn (2020). 'Cómo se ven las reglas de sociedades extranjeras controladas alrededor del mundo: Colombia y una perspectiva de América Latina'. Tax Foundation. https://taxfoundation.org/colombia-cfc-rules/

  • Fujioka, Kitamatsu, Murakami, Takami (2023). Digital taxation 'to enter into force in 25 years' OECD treaty proposal'. Nihon Keizai Shimbun. Disponible en: https://www.nikkei.com/article/DGKKZO72710990T10C23A7MM8000/

  • Nishiyama (2023). Part 1: The purpose and background of the introduction of global minimum taxation'. Grupo TKC. https://www.tkc.jp/consolidate/webcolumn/023896/

  • Oka (2022). The Global Minimum Tax Agreement and Tax Havens from a Data Perspective: Preparing for the New Tax Competition'. Instituto de Estudios Políticos de la Fundación Tokio. Disponible en: https://www.tkfd.or.jp/research/detail.php?id=3955

  • Okamura (2016). 'Significado y retos del sistema combinado de tributación de filiales extranjeras'. Asociación tributaria de Japón. Disponible en: https://www.soken.or.jp/sozei/wp-content/uploads/2019/09/taikaikiroku2016_tokyo2.pdf

  • Yamaguchi (2018). 'El doble sándwich holandés irlandés y la fiscalidad digital'. Yamaguchi, Takeshi & Co. oficina de impuestos . Disponible en: https://ty-tax-accountant.com/archives/4896

18 views0 comments

Comments


bottom of page